Cortesía Lingüística y Teoría de la imagen social

Integrantes:

Rocío Acosta

Romina Campos

Ariel Galeas

Daniel Larenas

Mabel Pilquil

Oriana Rivera

Dafne Sepúlveda

Carolina Vergara

      Las relaciones humanas se basan en factores que permiten que los participantes de la comunicación se expresen y comporten de forma óptima frente al otro, para preservar el vínculo social y lo que piensan del otro los hablantes. Estos factores son La Cortesía Lingüística y la Teoría de la Imagen Social, los cuales se desarrollarán y vincularán a continuación.

Cortesía Lingüística

      La Pragmática es la ciencia que estudia la Cortesía Lingüística a través de la relación entre el contexto y los enunciados que se desarrollan en el acto comunicativo (Horcas, 2009). Según esta disciplina el hablante configura lo que desea decir en base a su  contexto social. Lakoff (1973) explica que el contexto social del hablante está compuesto por:

- Las personas con las que se comunica, para causar una impresión óptima sobre estas.

- La situación en que se da el acto de habla, ya sea formal o informal.

-El efecto que desea conseguir con su acto comunicativo, que se logra por medio de las Máximas de la Competencia Pragmática: Claridad y Cortesía.

         Cuando la Claridad entra en conflicto con la Cortesía, muchas veces    (aunque no siempre como veremos) la Cortesía se impone: se considera más importante en una conversación evitar la ofensa que conseguir el objetivo de la claridad. Lo cual es lógico, puesto que en la mayoría de las conversaciones informales la comunicación real de ideas importantes es algo secundario respecto al mero hecho de afirmar y estrechar las relaciones. (Lakoff, 1973, p.267)

Dependiendo del objetivo del hablante sobre el oyente se utiliza:

1) Claridad: Si la pretensión del hablante es primordialmente la comunicación, y a la vez ser claro para evitar interpretaciones erróneas, se utilizan las Máximas de la Conversación propuestas por Grice, cuyo propósito es que el mensaje sea comunicado de forma clara, rápida y con la menor dificultad posible.

2) Cortesía: Si la pretensión del hablante es expresar buenos modales para estrechar relaciones con los otros participantes de la comunicación (Lakoff). Es así como la cortesía se transforma en una herramienta que si es utilizada como es debido permite manejar la conversación por completo (Álvarez, 2007).

Para que la cortesía se cumpla íntegramente el hablante debe utilizar las Máximas de Cortesía propuestas por Lakoff, que son:

2.a) No importunar, mantenerse distante en los asuntos de los demás y solicitar permiso para mencionar algo privado del oyente. 

2.b) Ofrecer alternativas, al oyente se le da la opción de decidir sobre la interpretación y veracidad del la frase dicha por el hablante, escogiendo la respuesta más óptima para su interpretación.

2.c) Comportarse amigablemente, para que el oyente se sienta cómodo.

La cortesía además de ser un fenómeno lingüístico, es un fenómeno social, ya que  esta varía según el contexto sociocultural  en el que sea utilizada. Según Haverkate (1987), existen tres factores que determinan el tipo de cortesía:

El primer factor es la Autoridad Relativa que ejerce el hablante sobre el oyente, es decir, el status social de los interlocutores; el segundo, es la Distancia Social entre hablante y oyente, vale decir, el grado de intimidad y de afecto entre ellos; por último, el Grado de imposición o de poder que tiene un hablante sobre el otro en el acto comunicativo dentro de una determinada cultura. Estos factores clasifican la Cortesía en dos: Cortesía Positiva, utilizada en relaciones simétricas y Cortesía Negativa, utilizada en relaciones asimétricas (Cepeda, Poblete, 2006).

 

Teoría de la imagen

     Una de las grandes finalidades de la cortesía es proteger y tratar de mejorar la imagen del otro (Álvarez, 2007). Para tal fin se estableció la teoría de la imagen social, la cual se explica como “una construcción compleja que el individuo crea a través de su comportamiento” (Bravo, Briz.  p. 376). 

     La Teoría de la imagen se divide en dos: imagen positiva e imagen negativa. Horcas (2009) aclara que todo adulto tiene una imagen positiva y negativa de sí mismo, y que el hablante no se preocupa sólo de la imagen propia sino también de la imagen de su interlocutor, puesto que esta última le permite contribuir al mantenimiento del prestigio personal. Según esto se puede explicar:

- Imagen positiva como la necesidad de aprobación de los demás hacia la persona, de esta forma el individuo se siente bien consigo mismo. Amenazas a esta forma de imagen son todas aquellas actitudes que le quiten importancia o valor a las acciones de la persona o le hagan darse cuenta de sus errores: Hacia la persona, que son todas aquellas expresiones de desaprobación, acusaciones, interrupciones, etc. Y de la persona a su interlocutor, que son por ejemplo, pedir disculpas o confesar.

- Imagen Negativa como la autonomía del individuo, es decir, la necesidad de ser independiente del resto. Amenazas a esta imagen son todas las acciones que tienen relación con la privación de libertad, tales como: los mandatos, consejos, sugerencias, entre otros  (Horcas).

La imagen social en la sociedad actual

     En la actualidad, el comportamiento de nuestra sociedad se rige en base a la Imagen Pública, la cual consiste en la intención constante que tiene un individuo de querer mostrarse ante los demás de una determinada forma. Esta inquietud presente en el medio corresponde a uno de los recursos esenciales utilizados, por ejemplo, por la publicidad (Escribano, 2006).

      Un elemento tan presente en la cotidianidad como es la publicidad, permite comprender el rol que juega la imagen social en el día a día. Todas las personas buscan preservar una buena imagen ante los demás. Tanto así, que a diario todos realizan ciertas acciones para cuidar su imagen dentro de su entorno social (Escribano).

     Gracias a esta serie de fenómenos que desencadena la imagen social, la publicidad utiliza diversas estrategias, las cuales logran que el consumidor sea atraído fácilmente por un producto y que busque adquirirlo de manera inconsciente. Una de las estrategias más utilizadas para la persuasión de la posible población consumidora corresponde a la construcción de una imagen que se otorga a un determinado producto. Por medio de la publicidad, cada receptor buscará en el producto una imagen similar a la propia. (Durandin en Escribano, 2006)

     Durandin (2006) explica que la publicidad no solo busca mostrar imágenes con las cuales puedan identificarse los consumidores. La gran mayoría de los mensajes publicitarios se enmarcan dentro de ambientes sociales altamente valorados. Estos ambientes construyen un consumidor que proyecta una imagen positiva, lo que genera en el receptor un deseo por proyectar una imagen semejante al consumidor presentado en la publicidad. De esta, la imagen social es utilizada en nuestra sociedad actual como un indispensable factor que incrementa las ventas por medio de la publicidad.

     Con todo lo anterior, es posible concluir que la cortesía y la imagen están muy ligadas, ya que, gracias a esta última es que la cortesía, ya sea positiva o negativa es utilizada. Por ejemplo, si un individuo se siente en un ambiente cómodo y distendido (Cepeda, Poblete,2006), el hablante está actuando desde su imagen positiva y por tanto utilizará una cortesía positiva, contrario a esto está   la cortesía negativa que es utilizada desde la imagen negativa. Por otro lado, podemos ver que los medios de comunicación, como por ejemplo la publicidad, utiliza la cortesía y la imagen a su favor con la finalidad de obtener sus objetivos, que en el caso de la publicidad es que los individuos compren sus productos.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:

  • Bravo,D. & Briz, A. (2004). Pragmática sociocultural: estudios sobre el discurso de cortesía en español. España: Editorial Ariel.
  • Álexandra Álvarez Muro (2007). Cortesía y descortesía: Teoría y praxis de un sistema de significación. Revista ELIES, Vol. 25, I (1,2-1,4).
  • Gladys Cepeda (2006). Cortesía verbal y modalidad: Los marcadores discursivos. Revista Signos.
  • Ardilla. J.A.G. (2003) Variables socio pragmáticas de contextualización y niveles de concreción de la cortesía, Universidad de Extremadura.
  • Lakoff.R (1998). La lógica de la cortesía, o acuérdate de dar las gracias. Julio, M.T y Muñoz (eds.). Textos Clásicos de Pragmática. Madrid:Arco-libros
  • Escribano, A. (2006)  La cortesía lingüística como recurso publicitario. Salamanca: Universidad Pontificia de Salamanca.
  • Haverkate, H (1987). Diálogos Hispánicos de Ámsterdam, número 6: La semiótica del diálogo.  Rodopi.

 

 

 

|

Comentarios

EL texto es una muy interesante exposición sobre los conceptos de cortesía lingüística y teoría de la imagen social; además ejemplifica las implicancias de estos en la actualidad, por ejemplo en la publicidad. Continuando con el tema, no debemos dejar de considerar que las reglas de competencia comunicativa varían de una comunidad a otra (Clyne, en Ballestero, 2001).

Ballestero (2001) considera que la cortesía lingüística depende de las variaciones culturales propias de cada idioma, y que estas podrían producir transferencias pragmáticas inadecuadas, que a su vez suelen generar intermitencias o incluso la ruptura en el canal de comunicación. Wolfson (en Ardila, 2006) indica que los errores de comunicación se dan cuando el hablante transfiere las reglas de su comunidad lingüística a otra comunidad en situaciones de aparente similitud.

Un ejemplo de que las costumbres culturales en torno a la cortesía lingüística cambian de una lengua a otra puede observarse en la comparación que se suele hacer al aspecto de la cortesía entre las personas de habla inglesa e hispana. Existen tópicos que tienden a estereotipar a los hablantes españoles como menos corteses que los ingleses. Ballestero considera que esta tipificación es incorrecta y que puede deberse a que los nativos españoles utilizan en mayor proporción estrategias de cortesía positiva, frente a los nativos ingleses, que presentan una tendencia intrínseca hacia estrategias de cortesía negativa (Ballestero, 2001).

Lo anteriormente señalado se debe a que los hablantes de español tienden a expresar sus sentimientos y entusiasmo de manera más espontánea, mientras que los hablantes ingleses se desenvuelven en un sistema de comunicación que tiende a mantener la distancia y la moderación (Hickey y Vázquez, en Ardila, 2006).

 

Referencias

 

Ballesteros, F. La cortesía española frente a la cortesía inglesa.

Estudio pragmalingüístico de las exhortaciones Impositivas. Estudios Ingleses de la Universidad Complutense, 2001. Recuperado de http://revistas.ucm.es/fll/11330392/articulos/EIUC0101110171A.PDF

Ardila, J. Confianza y norma social en la cortesía lingüística. Recuperado de http://rua.ua.es/dspace/bitstream/10045/6072/1/ELUA_20_01.pdf

 

 

Integrantes

Francisca Martínez Beas

Esteban Rocha Ramírez

Melanie Ruz Vergara

Paula Toro Parra

Grupo de teoría de la mente e intersubjetividad.

 

Responder

El articulo que presentaron sobre cortesía lingüística está muy bueno, ya que tiene  información clara y específica,  pero les falto especificar  un factor importante en la cortesía lingüística  o mejor dicho un  factor que explique por que hablamos,  y que no siempre buscamos tener una comunicación cooperativa si no que buscamos generar una discusión siendo de todas formas cortés en la forma de comunicarlo.

Para complementar lo antes expuesto por ustedes, cabe mencionar que Leech propone la teoría de la cortesía  que dice "Minimizar (igualdad de condiciones) la expresión de mala educación; “Maximizar (igualdad de condiciones) la expresión de cortesía creencias”. La cual se acerca mas a las características de la lógica cooperativa de la comunicación, y que este principio va unido a una serie de principios mas, por lo que creemos que se cerraron a explicar uno siendo que había mucho mas de que hablar para complementar la información.

También podemos agregar que los sitios de Internet, con el fin de llegar a sus destinatarios, poseen distintas estrategias tanto para usar el lenguaje como para utilizar la cortesía lingüística. Por ejemplo en sitios institucionales dirigidos a los trabajadores principalmente, los sitios permiten que el usuario sea autodidacta con las aplicaciones que ofrece la página. Otro ejemplo importante de mencionar son los sitios de enseñanza o formación, dirigidos a alumnos, que pueden elegir dos opciones. La primera es manifestar metas y sugerencias de manera indirecta para generar una imagen de alumno activo, y así el usuario sigue el ejemplo. La segunda es más imperativa y directa. (Bravo D., Briz A. 2004, p365-369)

 

Referencias Bibliograficas

 

José Ángel García Landa. Netiqueta, cortesía, estrategia y sabiduría  2007. Recuperado de www.garcialanda.net

 

Integrantes:

  • Grace Araya
  • Maria José Blanco
  • Macarena Garcés
  • Diego Letelier
  • Fernanda Matamala
  • Francisco Mingo
  • Natalia Zambra
  • Ariel Zúñiga

 

<meta http-equiv="Content-Type" content="text/html; charset=utf-8" /> <meta name="ProgId" content="Word.Document" /> <meta name="Generator" content="Microsoft Word 12" /> <meta name="Originator" content="Microsoft Word 12" />

El articulo que presentaron sobre cortesía lingüística está muy bueno, ya que tiene  información clara y específica,  pero les falto especificar  un factor importante en la cortesía lingüística  o mejor dicho un  factor que explique por que hablamos,  y que no siempre buscamos tener una comunicación cooperativa si no que buscamos generar una discusión siendo de todas formas cortés en la forma de comunicarlo.

Para complementar lo antes expuesto por ustedes, cabe mencionar que Leech propone la teoría de la cortesía  que dice "Minimizar (igualdad de condiciones) la expresión de mala educación; “Maximizar (igualdad de condiciones) la expresión de cortesía creencias”. La cual se acerca mas a las características de la lógica cooperativa de la comunicación, y que este principio va unido a una serie de principios mas, por lo que creemos que se cerraron a explicar uno siendo que había mucho mas de que hablar para complementar la información.

También podemos agregar que los sitios de Internet, con el fin de llegar a sus destinatarios, poseen distintas estrategias tanto para usar el lenguaje como para utilizar la cortesía lingüística. Por ejemplo en sitios institucionales dirigidos a los trabajadores principalmente, los sitios permiten que el usuario sea autodidacta con las aplicaciones que ofrece la página. Otro ejemplo importante de mencionar son los sitios de enseñanza o formación, dirigidos a alumnos, que pueden elegir dos opciones. La primera es manifestar metas y sugerencias de manera indirecta para generar una imagen de alumno activo, y así el usuario sigue el ejemplo. La segunda es más imperativa y directa. (Bravo D., Briz A. 2004, p365-369)

 

Referencias Bibliograficas

 

José Ángel García Landa. Netiqueta, cortesía, estrategia y sabiduría  2007. Recuperado de www.garcialanda.net

Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar